• No products in the cart.

Luz + Interiorismo | Simon 100

Hace ya un par de meses, me invitaron a visitar la antigua fábrica de Simon, principal fabricante de interfaces y material eléctrico de España. El edificio ubicado en la calle Sancho de Ávila en el Poblenou, ha reabierto como showroom del grupo.

Esta planta industrial cerró sus puertas hace más de 4 años debido a una baja en la producción y una ubicación “poco adecuada” por la rápida transformación del distrito 22@. Una propuesta del Ayuntamiento de Barcelona para transformar más de 200 hectáreas de suelo industrial del barrio Poblenou, en un distrito innovador con espacios modernos para la concentración de actividades relacionadas al conocimiento y la tecnología.

Durante la visita pude recorrer tres de los espacios principales de esta antigua planta industrial. Espacios donde se han sustituido las máquinas para dar pie a un recorrido expositivo. El primer espacio alberga la nueva colección de productos de la empresa matriz, tales como: mecanismos, bases de enchufes y sistemas de control. El segundo espacio ubicado en la misma planta, acoge una instalación interactiva diseñado por el Estudi Antoni Arola. Finalmente, el tercer espacio, y razón de mi visita, presenta la exhibición de productos de Fluvia. Se trata de otra de las empresas del grupo, que cuenta con poco más de tres años, dedicada a la fabricación de luminarias.

Con una fachada bastante discreta, su interior nos recibe con el atractivo mensaje Simon|100. Cien porque la empresa celebra este año un centenario viviendo con nosotros, en nuestra cotidianidad y en nuestros espacios más íntimos.

El primer espacio recorrido fue la exhibición de Fluvia. Sus productos se exhiben endespiece sobre unas mesas blancas. El design manager de la empresa, Salvi Plaja comentó que la idea surgió para la feria Light + Building como una forma de diferenciarse de la competencia y poner en valor la calidad de su diseño. No esconden absolutamente nada y, como diseñadora de productos, sé que mostrar las entrañas de tu diseño es estar satisfecho con el trabajo milimétrico en cada componente y muy seguro del resultado. Una decisión como ésta es totalmente acertada en un mercado lleno de productos que esconden dentro de su carcasa una serie de errores o parches en su diseño.

Se trata de luminarias sin artificios, de geometrías puras y atemporales. Sus 7 colecciones: Arch, Cool, Lane, Loop, Point, Slim y Flat han pasado por un riguroso proceso de diseño. Algunas de ellas diseñadas nada más y nada menos que por Josep Llusca.

El catálogo no es extenso pero para una empresa que tiene poco más de 3 años es más que correcto y sobretodo completo. Existe un producto con valor agregado de cada tipo: un downlight modular, versátil y orientable, un empotrable que cuenta con un concepto nuevo en sistema anti-deslumbramiento, un lineal capaz de generar caminos de luz continuos, una luminaria decorativa que emplea OLED para convertirse en una de las más finas y estéticamente bellas del mercado, un proyector que facilita el trabajo de enfoque, un sistema lineal muy flexible pensado en áreas de trabajo y una de pie con una distribución lumínica uniforme que se centra en la totalidad del área de trabajo.

Para terminar el recorrido por el primer espacio probamos la aplicación desarrollada para el control de la iluminación en la instalación WAV! diseñada por la light designer Michela Mezzavilla. Un zigzagueante recorrido non-site-specific ideado para interactuar con las personas y su entorno.

El segundo espacio visitado fue la instalación Simon 100 diseñada por Antoni Arola también diseñador de los productos de Fluvia. Un concepto innovador que permite transformar cada espacio creando diferentes experiencias que se adaptan al usuario.

El viaje se divide en tres trayectos y para acceder a cada uno de ellos es necesario pulsar las interfaces diseñadas por Simon. Cada habitación cuenta con sistemas de control que nos invitan a jugar. Cada ambiente generado inspira diferentes estados de ánimo.

La propuesta interactiva de visión futurista no se encuentra muy lejos de la realidad. Esta nos plantea una serie de reflexiones respecto al futuro hacia el que nos dirigimos. ¿Seremos capaces de diseñar mecanismos que lo controlen todo?

Integrándose al recorrido terminamos en el tercer espacio: la exhibición de la última colección de interruptores y sistemas de control de Simon. Productos de diseño orientados a las últimas tendencias como el IoT. Pequeños detalles que forman parte de nuestros espacios que con tan solo tocarlos cambian nuestra percepción. Diseño, forma y funcionalidad orientada al consumidor. Interruptores enfocados en la experiencia del usuario, en el tacto, la visibilidad, la estética y otros aspectos fundamentales.

Como bien dice su slogan “Simon lights up emotions” y esa es la sensación al terminar el recorrido. El espacio ya está abierto al público general, así que, si te da curiosidad, no esperes más. Vale la pena.

          

Links de
interés:

Post a Comment