• No products in the cart.

Luz + Arquitectura | Louis Kahn

Año nuevo, nuevos propósitos y, entre ellos, ver más documentales. Siendo fiel a mis determinaciones y para empezar bien el año vi My Architect, a Son´s Journey. Un film nominado a Mejor Documental en los Premios Oscar del 2003, dirigido por Nathaniel Kahn, hijo no reconocido del famoso arquitecto Louis Kahn. Una invitación a recorrer los edificios y la vida oculta de uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX.

Fotograma de la película My Architect, a Son’s Journey

Nacido el 20 de febrero de 1901 en Estonia, Louis Kahn llega a Estados Unidos con solo 4 años y es ahí donde pasa la mayor parte de su vida. Se gradúa en 1924, en 1935 funda su propio estudio y pasa más de una década compaginando el diseño y el desarrollo de proyectos con la docencia en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Yale. Finalmente muere en 1974, en la Estación de Pensilvania de Nueva York, de un ataque al corazón. Volvía de uno de sus último proyectos en la India.

Louis Kahn dictando clase en la Universidad de Yale.

Su obra es monumental, sólida, severa, geométrica, atemporal y nos da una indiscutible sensación de gravedad. Como muchos dicen, sus construcciones se asemejan a lo que podrían ser ruinas de una futura civilización extraterrestre. Influenciado por los viajes que realizó en los años 50 a Egipto, Roma y otros países mediterráneos, reflexiona sobre la esencia de la arquitectura y concluye que esta sólo se revela del todo cuando alcanza el estado de ruina.

Instituto de Estudios Biológicos de Salk.

Un profesional que decidió cambiar la modernidad por la eternidad. Sus proyectos nunca exploraron todas las posibilidades de los materiales industriales. Trabajó principalmente con la luz, el material eterno. El que ha estado presente desde antes de nuestra existencia y que seguirá estándolo incluso aún cuando dejemos de existir.

Kimbell Art Museum y la iluminación natural.

La luz es el punto de partida de sus diseños. Como decía “La arquitectura griega me ha enseñado que la columna está donde la luz no está. Todo es cuestión de ‘no luz, luz, no luz, luz’. Una columna y otra nos traen luz entre ellas. Construir una columna que nace del muro, y que provoca su propio ritmo de ‘no luz, luz, no luz, luz’, es la maravilla del artista”.

Dibujos realizados en sus viajes.



Kahn nos enseña a entender la luz como la ausencia de la materia y, a su vez, a entender la materia como la luz desgastada. La primera perforación de un muro fue la entrada de la luz en la arquitectura y puede que este sea el acontecimiento que da pie a toda su larga historia.

Fotografias del Indian Institute of Managment y la Art Gallery de la Universidad de Yale.

“Los arquitectos de hoy han perdido la fe en la luz natural. Dependen del toque de un dedo a un interruptor, se sienten satisfechos con la luz estática y olvidan las cualidades infinitamente cambiantes de la luz natural, en la que una habitación es una habitación diferente cada segundo del día”.

Biblioteca Exeter


“El modo en que se conforma un espacio implica en gran medida la conciencia de las posibilidades de la luz. Los medios que conforman un espacio ya implican que la luz penetra en él, y la elección de la estructura es al mismo tiempo la elección del tipo de luz que se desea.

Una vez más descubro el importante papel que juega la luz en la arquitectura, por un profesional que quizás atravesaba su mejor momento cuando murió. Un hombre que hizo con su vida lo que quiso, que estaba terriblemente endeudado con sus empleados y que tenía una vida muy poco familiar.
Puede que su obra guste más o menos, que se le critique la funcionalidad, el coste, el mantenimiento, pero indiscutiblemente hablamos de una persona sumamente inspiradora.

Post a Comment